La Casa del Médico  |  Articulos  |  Productos Tóxicos en el Hogar

Productos Tóxicos en el Hogar

07/10/2014

Los productos químicos juegan un papel importante en nuestra vida diaria. Forman parte de lo que comemos, de dónde trabajamos y de cómo vivimos. Pese a su presencia en nuestras vidas, muchos de ellos son peligrosos o tóxicos. Productos tóxicos pueden encontrarse en la tierra, el agua, el aire y en nuestros cuerpos. Esta contaminación ha afectado seriamente a la salud de los seres humanos y los animales en todas partes.

Los niños suelen ser más vulnerables que los adultos a los efectos dañinos de los productos químicos contaminantes, porque están creciendo y desarrollándose rápidamente. Además, la conducta propia de los niños, como la frecuencia con que se llevan las manos a la boca, su tendencia a entrar y jugar en lugares que pueden estar contaminados y su ignorancia de hábitos sanitarios y de seguridad apropiados, hace que su riesgo sea mayor. En algunos casos la exposición a las toxinas durante la infancia puede causar daños graves para la salud de un individuo como adulto.

Nuestras áreas edificadas, entre ellas escuelas, zonas residenciales y lugares de trabajo, pueden estar contaminados por productos químicos peligrosos. De hecho, muchos productos tóxicos se pueden encontrar en su hogar.

  • Productos de uso casero como detergentes, productos para limpiar el suelo y los muebles, pinturas y varios productos de limpieza para cristales, madera, metal, hornos, servicios y desagües pueden contener productos químicos peligrosos como amoníaco, ácido sulfurico y fosfórico, sosa cáustica, cloro, formaldehído y fenol. Los ambientadores también pueden contener productos químicos perjudiciales para la salud. Suministros para arte, como los rotuladores, pintura y pegamento, también pueden contener materiales tóxicos. Cuando no se usan de modo adecuado, estos productos pueden convertir su casa en un entorno peligroso, especialmente para los niños.

  • El mobiliario y accesorios del hogar, como moquetas, cortinas, pintura o papel en las paredes y algunos muebles, pueden haber sido tratados con productos químicos y son potencialmente peligrosos. Es importante observar que, unos días después de su instalación, las moquetas nuevas emiten compuestos orgánicos volátiles, que son productos químicos asociados con la fabricación de moquetas que pueden ser dañinos para los seres humanos y para el medio ambiente. Las cocinas de gas y de leía y las estufas de querosén también pueden emitir productos químicos peligrosos.
  • Los materiales de construcción como el conglomerado, los aislantes, el asbesto y los objetos de madera con tratamiento especial para hacerlos resistentes a la lluvia (como muebles de jardín y vallas), también pueden ser peligrosos para la salud. Algunos juguetes y columpios y otras construcciones para jugar fuera de la casa, también pueden haber sido tratados con productos tóxicos, fabricados con plásticos tóxicos o pueden incluir materiales peligrosos. Cuanto más tiempo jueguen los niños en ese entorno, mayor será su exposición a esos productos tóxicos y mayor el riesgo para su salud.

La exposición a productos tóxicos puede producir distintos efectos para la salud, como reacciones alérgicas, asma, migrañas, mareos, nausea, irritación de los ojos, la piel y la garganta, varios tipos de cáncer e incluso la muerte. Estos efectos dependen de muchos factores, entre ellos de qué producto tóxico se trata y el grado de exposición.

Usted puede ayudar a proteger a los niños de los peligros de los productos químicos tóxicos en casa y en la escuela.

Trate de usar productos que no son tóxicos. Use productos naturales para limpiar, como el bicarbonato, la sosa, el vinagre y el crémor tartárico. Puede encontrar distintos productos que no son tóxicos en los herbolarios y en algunos supermercados. Asegurase de comprobar las etiquetas con cuidado y guarde todos los productos peligrosos fuera del alcance de los niños y bien etiquetados. Compruebe si los aparatos escolares y domésticos, juguetes y materiales escolares son peligrosos. Mantenga limpias y seguras las zonas de juego, aprendizaje y vida diaria, especialmente la cocina y el cuarto de bañó.

Edúquese a sí mismo! Aprenda más sobre los productos tóxicos, visitando sitios de web informativos. Forme parte activa de grupos que se esfuerzan en promover políticas para proteger a los niños de productos químicos tóxicos.

Fuente: http://www.cehn.org/espanol/productos_toxicos

MENU